2 de Enero

“No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.” Gálatas 6:7 (NVI)

Crear

Recibí esta salutación de fin de año de mi jefe y me pareció muy apropiada para compartirla. Fin de año, tiempo de predicciones. Horóscopos, astrología y profecías compiten por mostrarnos cómo se presentará nuestro futuro. Sin embargo, dice Peter Drucker “La mejor manera de predecir el futuro es creándolo.”

Dejemos de suponer cómo va a ser y elijamos la forma de transitar el próximo año, antes de que alguien lo haga por nosotros. ¡Que la vida empieza siempre! (Y en el 2013, también.)

Es una clásica salutación de oficina pero lleva un concepto que me pareció interesante de resaltar. Siempre se quiso saber como sería el futuro, para poder anticiparse. La astrología está presente en la humanidad desde sus comienzos y la búsqueda de las respuestas del más allá también. Paradójicamente, quien tiene todas las respuestas, condena terminantemente este tipo de consultas y espera que sepamos decidir bien. Dios no está de acuerdo con estas prácticas y las detesta. Pero no era esto lo que quería resaltar, sino la idea de Drucker: La mejor manera de predecir el futuro es creándolo.

Deseamos que el 2013 sea feliz y próspero. Esperamos poder estar mejor. Queremos mayor felicidad y suponemos que obtendremos estos beneficios como por arte de magia. Pensamos que si frotamos la lámpara de Aladino, el genio nos concederá tres deseos y obtendremos lo que anhelamos. Pero nos equivocamos. Dios es un Dios de causa y efecto. No deja nada librado al azar. Es un Dios lógico.

Y la ley de la siembra y la cosecha es una constante en el universo. También aplica para tu vida. No podemos esperar mejorar, si nuestra conducta es peor. No podemos esperar mejores resultados, si continuamos cometiendo los mismos errores. ¿Quisieras tener un feliz 2013? Hoy es el momento para comenzar a crearlo. Empezá a construir tu año feliz, empezá a trabajar para que tu cosecha en diciembre del 2013 sea tan generosa como la estás desando hoy.

Todo depende de vos. La relación causa efecto es una realidad que aplica para todo el mundo. También para vos. No vas a poder engañar a Dios. No lo pudiste hacer antes, tampoco lo vas a poder hacer en el 2013. Empezá con el pie derecho a crear tu buen año.

REFLEXIÓN – Creá tu deseo feliz.