En Reino Unido 34%, de los compradores prefiere comprar en línea y 55% optan por salir